Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Envío gratuito a partir de 120€ con el código FREEDELIVERY.

Reciba un 10% de descuento uniéndose a nuestro boletín.

La rutina japonesa definitiva de cuidado de la piel de 4 pasos y lo que le hace a tu piel.

Lo que siempre hemos admirado de la cultura japonesa es la sencillez, la perfección, el diseño de todo lo que toca. El cuidado de la piel no es una excepción a esta regla.

En Japón, el cuidado de la piel, la belleza, es una filosofía que bebe todo de la naturaleza.


Se sabe que la rutina japonesa de cuidado de la piel es suave, completa y eficaz. Consta de varias etapas, que tienen como objetivo hidratar, nutrir y proteger la piel. Ideal para simplificar tu rutina y poder cumplirla y sobre todo reducir el maquillaje.


A continuación se ofrece una descripción general de los 4 pasos básicos de la rutina japonesa de cuidado de la piel:


Paso 1: Pre-limpieza o limpieza previa: 

Esto no quiere decir que tengas que aplicar dos veces el mismo producto, sino 2 productos diferentes cuyo objetivo es limpiar en profundidad las impurezas y suciedad acumulada. El primer limpiador suele ser un limpiador en forma de aceite, para desmaquillar y eliminar el protector solar diario.

Las geishas ya utilizaban el aceite desde hacía más de medio siglo para eliminar los polvos blancos y el lápiz labial.



Paso 2: limpieza

El ritual japonés utilizará más bien un limpiador emulsionante (pequeña espuma) que liberará realmente los poros, para que los principios activos penetren mejor durante la hidratación.


Paso 3: prehidratación


Además de la doble limpieza, la rutina japonesa de cuidado de la piel requiere un doble proceso de hidratación para mantener la máxima hidratación. Esta rutina de hidratación dual implica el uso de una loción o suero líquido seguido de una crema hidratante final. Según los japoneses, usar una crema hidratante sola después de la limpieza no es óptimo porque la piel no puede absorber completamente la crema hidratante si está seca o acaba de ser limpiada. Al usar primero una loción líquida, la piel se suaviza, se hidrata y se prepara para absorber la crema hidratante.



Paso 4: el suero


Se utiliza para tratar problemas específicos de la piel, como arrugas y acné. Los sueros japoneses suelen ser ricos en antioxidantes e ingredientes naturales, como la vitamina C y el extracto de té verde.



Paso 5: Hidratación, crema


Se utiliza para hidratar y nutrir profundamente la piel. Las cremas japonesas suelen ser ligeras y no grasas, para evitar sobrecargar la piel. Suelen contener ingredientes como ácido hialurónico, vitamina E y aceite de camelia. Aquí agregamos una segunda capa de máxima hidratación, ayudando a reparar la barrera protectora natural de tu piel y dejando tu piel suave y tersa.


Paso 6, opcional pero imprescindible:

La protección solar es un paso esencial en la rutina japonesa de cuidado de la piel. Los japoneses son muy conscientes de los efectos nocivos del sol en la piel y utilizan productos de protección solar durante todo el año.



Muy sencilla, la rutina japonesa promete una piel limpia e hidratada.

Los más vendidos de tono

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Carrito de compras

No hay más productos disponibles para comprar